miércoles, 15 de junio de 2011

Las personas que hablan a gritos

Me molesta soberanamente. Si no hay medio-sordos en la conversación... ¿para qué gritar tanto? ¿Para que se enteren los demás? Bueno, es que, en realidad, a los demás les importa un pimiento... siento ser portadora de esta noticia, pero así es...

Y eso en Málaga es el pan nuestro de cada día. Hasta en las salas de espera de los ambulatorios. Y lo llevo... mal, mal, mal, mal... bueh, decir mal es decir poco.


Para colmo, en esta casa me ha tocado aguantar 2 exponentes no ya de gritones, sino de gritones maleducados, que ya es el colmo. Porque sí: hay gente que habla a gritos porque es a lo que está acostumbrado, lo que le han enseñado, lo que hace todo el mundo en su entorno... y cuando se relaciona en otros ámbitos, o cuando les haces notar que pueden molestar, habla con normalidad.
Pero hay quien no: en el piso de al lado, siendo las paredes de papel de fumar y estando separados por una de esas paredes su comedor y nuestra habitación, hubo una familia que venía ocasionalmente, pero cuando venía era insufrible: hablaban PERMANENTEMENTE a gritos. Ellos, los niños y las visitas. Y cuando discutían ya es que se enteraban hasta 3 pisos más abajo. Y eran parlanchines. Y trasnochadores. Insufrible. Fue una época en que creí volverme loca, les deseé lo peor: sacaron lo peor de mí. Además, por la medicación NECESITO dormir, y no poder, estar agotada, aguantando dolores... No sé si os imagináis en el punto que te pone. Fui a hablar con ellos, pedirles por favor que no hablaran tan alto, y no sólo se cabrearon, sino que me amenazaron. A partir de ahí, llevé el asunto con ayuda de policía, comunidad... y nada: ellos nos amenazaron (directamente y a través de "mensajes" a la chica de administración de la comunidad), se dedicaron a llamar a nuestro timbre cada vez que pasaban o cuando se aburrían, hablaban aún más alto y ponían la música aún más alta (reaggeton, por Om!), decían que era racismo (eran colombianos: con la palabra racismo se les abren las puertas que es un primor)... hasta vinieron a exigirme que dejara de molestarles con mis quejas. Cuando terminéis de reír, continuamos.
Bueno, Dios y el señor embargador me han quitado esta cruz de encima.

Y ahora, cuando estaba encantada porque iba a tener un veranito sin voces, resulta que retoman la obra del edificio de enfrente (abandonada desde hace unos años). Y hay ruidos de obra de 8 de la mañana a 6 de la tarde, parando de 2 a 3 o así. Y hay mugre y polvo por todas partes: terraza, coches... con la fresquita que está cayendo, como se te ocurra abrir la ventana en horario de obra, se te llena la casa de polvo. Eso en un 8º: no quiero pensar en los del 2º. Pero eso no es lo peor. Es incómodo, pero soportable. Lo peor es un obrero que tienen, que al nacer, en lugar de darle un azote seguro que le tuvieron que pegar dos hostias para que callara. No sólo porque hable alto (que sí, lo hace, permanentemente, a todas horas, con frases cortas o largas, y cuando no tienen nada que decir, pues canta: desde el toro enamorado de la luna hasta sevillanas: un repertorio digno de Radiolé): es que habla alto pero con una voz aguda, de pito, de esas que se te meten en el cerebro y dan vueltas y vueltas... yo creo que es el hermano pobre de Terelu. Bueno, pues en lugar de hacer como otras vecinas, que le gritan desde la ventana "cállate de una vez, todos los putos días igual..." pues he optado por la burocracia, y así me va: he ido a hablar con el jefe de obra, con los propios obreros, he llamado a la constructora... Nada. El tío además se encabrona y lo hace más, y más alto. En mi caso, porque necesito dormir (y dejar de oír esa puta vocecita), pero ¿y el currito que se ha pasado todo el santo año amargao, que tiene sus 15 días de vacaciones, se viene aquí a descansar, y se encuentra este panorama? Yo no entiendo cómo el jilguero éste sigue vivo. En serio. Si a éste tío, en sus vacaciones, le hacen algo así, estoy convencido de que no se queda parado. Pero cuando nos quejamos los demás, le molesta. Y se pone chulo: eso es lo mejor. Y bueno, supongo que en este caso no me acusarán de racismo. Aunque no descarto estar cometiendo homofobia. Con esa voce-ci-ta...



En fin... no sé cómo se combaten estas cosas, pero si alguien tiene una idea, que me lo diga.
La opción "liarme a garrotazos hasta dejarle afónico" está admitida en caso extremo.



10 comentarios:

  1. Pues vaya tela marinera... no es más sino una falta de educación tremenda que tenéis que sufrir el resto por obra y gracia de este energúmeno... que aún se creerá gracioso... no se que decirte... lo de quejarte a la constructora y demás es lo que yo habría hecho.. y si no da resultado... pues no se.. pero maldita la gracia la verdad... ánimo... y espero que tengas una farmacia cerca para comprar tapones.. pero es indignante que terminéis con tapones por la falta de educación de otros.. un beso guapa (lourdes)

    ResponderEliminar
  2. Bueno... o se ha quedado afónico, o ha rectificado, o ya no trabaja aquí: a Juan (inevitable saber su nombre, desde el 8º del bloque de enfrente) sólo se le ha oído el viernes a primera hora de la mañana. Ni después ni en todo el día de hoy hemos tenido noticias de Juan el Vocecita. La felicidad existe.

    ResponderEliminar
  3. Estoy empezando a preocuparme: sigue callado.
    Estoy por asomarme al balcón y gritar... "¡JUAAAAAAANNNN! ¡¿ESTÁS BIENNNN?!"

    ResponderEliminar
  4. parece que el vudú ha funcionado...
    jejeje

    ResponderEliminar
  5. No es por nada pero hay gente como yo que habla muy alto y no se da cuenta. Lo mismo tiene un problema de sordera. A mí de pequeña me operaron para que no me quedase literalmente sorda (de hablar por signos de las infecciones auditivas q tenía) y desde entonces hablo a gritos. Yo no me doy cuenta y no lo hago a malas. Cuando ya me paso mucho, me lo dicen e intento bajar el tono.
    Pero hay que pensar que no siempre es mala educacion. Sólo lo dejo caer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si te das cuenta, es lo primero que he puesto...

      Por cierto: al piso de al lado se ha mudado una pareja, y al menos ella es malagueña de las gritonas (y cuando no habla, taconea). Estamos buscando piso.

      Eliminar
  6. La gente que habla a voces es insufrible y unicamente se podria "disculpar" en caso de sordera. El resto estoy convencido de que son seres de apariencia humana escapados de una cuadra....

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo un hermano que habla a voces todo el día y estoy en la habitación de al lado.
    Encima, mis padres, como están en el salón, dicen que no molesta.
    Para mí es un sinvivir, porque me gusta escribir y dibujar y necesito hacerlo concentrada.
    Cuando digo esto, se ríen de mí y, encima, el que lleva las de ganar, es mi hermano.
    Encima, se le oye hasta con tapones puestos y no para de hablar ni medio segundo, TODO el puto día(perdón, pero ya estoy harta), hasta la 1 de la mañana, que, encima, tengo que esperar a que se acueste él, porque no me deja dormir.
    Luego claro, se gasta la batería del teléfono, pero, es que, el niño está hablando con sus amigos, porque, encima, está jugando a la play.
    No, no es que tenga una conversación normal, es que es sobre el juego, encima.
    A mí me está volviendo majareta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, Aida, te compadezco...
      Espero que uno de los dos os podáis emancipar pronto, porque se ve que la situación no va a cambiar. Luego os llevaréis de lujo, ya verás, cuando pase este problema de convivencia.
      Sé de qué hablas, porque he vivido muchos años con mi abuela, antes de que se pusiera audífono, y algunos días terminé hasta llorando de desesperación.
      Mucho ánimo, no hay mal que 100 años dure ;)

      Eliminar
  8. Yo tengo unas vecinas y como gritan para todo gritan, estarán enfermas de algo yo digo que eso no es normal,,,,, fastidian

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?